Correa Corredoira. Os días pintados

Xabier Correa Corredoira: O friso das feridas, 2017
Fechas: 
27 Enero 2017 - 21 Mayo 2017
Comisario: 
David Barro

La pintura de Xabier Correa Corredoira (A Coruña, 1952) protagoniza la primera gran exposición de 2017 en la Fundación Luis Seoane a través de una retrospectiva que, por vez primera, abarca su producción pictórica, lo que permitirá mostrar al público cerca de un centenar de obras de un artista fundamental para comprender el desarrollo de la cultura y el arte en Galicia y, más concretamente, en su ciudad natal. 
 
El título de la exposición, Correa Corredoira. Os días pintados, contiene una doble referencia: por un lado, destaca el carácter autobiográfico de la obra del artista, a través de la que es posible rastrear los acontecimientos clave en su vida, así como la evolución de sus principales influencias culturales; por otro, establece una conexión con la exposición Correa Corredoira. Os días gravados, organizada por la Fundación Luis Seoane en los años noventa. En aquel momento, al igual que ahora, la elección de Correa Corredoira para protagonizar una muestra monográfica en la Fundación no fue casual, puesto que, como explica el comisario de Os días pintados, David Barro, “Correa Corredoira es un artista fundamental del arte gallego de las últimas décadas. Su labor en el colectivo A Galga, en la galería Gruporzán o en Atlántica es absolutamente clave para comprender la cultura y el arte desarrollados en Galicia”. 
 
Es por ello que, gracias a Os días pintados, el espectador se introducirá no sólo en el universo de un artista primordial en la historia del arte gallego de la segunda mitad del siglo XX, sino que, además, asistirá a la evolución su trayectoria creativa. En la selección de obra realizada por David Barro y el propio Correa Corredoira, están presentes sus imágenes y temas más icónicos: la maternidad, el erotismo, los mitos clásicos, el viaje que realiza a México en el año 1979, los paisajes, el mar, las crucifixiones o sus célebres boxeadores. 
 
Os días pintados descubre la obra de un creador libre e independiente, de una figuración pictórica que tiene sus pilares fundamentales en la relación del cuerpo con el espacio o en el dominio del color, y que se nutre de las muchas afinidades de la vasta cultura del artista: Picasso, Nietzsche, Giacometti, Rembrandt, Bacon, García Lorca, Beckett, los mitos clásicos… En definitiva, la obra, en palabras del crítico Xavier Seoane, de un “romántico en sentido estricto”, comprometido con la creación. El reencuentro de una ciudad con la historia de su arte.